Comercios Donostiarras - Donostiako Dendak
Usted está aquí: » Establecimientos » Erro

Erro

Erro
c/ Legazpi 9  |  Tfno: 943 422 181‎
Fundador: Javier Erro y Dolores Barriola
Año de apertura: 1914

· Historia

Erro, c/ Legazpi nº 9

Texto basado en el testimonio recogido a Dª Ignacia Barriola, en 1990, a la edad de 88 años.

Javier Erro y Dolores Barriola se conocieron cuando ambos trabajaban en la fábrica de paraguas Brisat (recuerda que los dueños eran franceses), que estaba situada en la esquina de Reyes Católicos con Larramendi.

En 1914 tocó la lotería en la fábrica a todos los empleados, y gracias a ello, Javier y Dolores pudieron casarse e independizarse, montando una tienda de paraguas y arreglos, en la c/ Urbieta esquina con Moraza, con el nombre de Paragüería Erro.

Javier Erro continuaba trabajando en la fábrica y la tienda era atendida por su esposa Dolores y una hermana suya mucho más joven: Ignacia (narradora de esta historia)

Esta tienda duró dos años y en 1916 con dinero de uno de los socios de la fábrica Brisat, cogieron en traspaso un elegante local en la Avenida 38, que había sido una joyería. “Era una tienda muy bonita con vidrieras y espejos”. Además de los paraguas que provenían de Brisat se vendían perfumes, abanicos y bastones.

En aquella época, en esa acera de la Avenida también estaba la Societé Generale, una mercería muy buena (“La Villa de Bruselas”) y una tienda de artículos de caza y pesca en la esquina con c/ Hernani (“Hijos de P.Merino”), que luego se trasladó a la c/ Santa Catalina.

Al terminar la Guerra Mundial (1918) muchos joyeros vinieron a nuestra ciudad. Fue la época gloriosa de San Sebastián, con el del Gran Casino… El joyero Sanz, venido de Madrid, cogió el local de la Avenida y los Erro, tras pagar la deuda del socio de Brisat, se buscaron otro local.

Así se establecieron en el mismo lugar donde hoy se encuentra, en la c/ Legazpi nº 9, pero ocupando sólo la mitad del local actual. Antes había estado una zapatería de unos artesanos de Madrid.

Pusieron la tienda. Arriba tenían la vivienda y también el taller donde fabricaban paraguas, sombrillas y sombrillas de jardín.

Ignacia nos enumera los comercios de la calle Legazpi de aquella época.

En los impares, empezando por la esquina con Bengoechea:
-Peletería. Era una muy buena peletería francesa con sucursales en Biarritz y París.
-Casa Erro
-Estanco
-Joyería y Platería, de dos señoras francesas solteras.
-Mocoroa comestibles.
-Una tienda de ropa
-Zapatería Tejada
-Droguería
-Aguirre
-Ciprián, ya en la esquina con el Boulevard (donde sigue ese comercio)

En los pares, enfrente, empezando en la esquina con al Boulevard.
-Un café (Café del Norte de Eustaquio Irureta)
-Etorri Onera (mercería, novedades y géneros de punto)
-Casa Delbos (afamada tienda de comestibles, y donde ahora se encuentra “El Turista" y "Tamayo")
-Tintorería París
-Jáuregui Sastre
-Muebles Murguía en la esquina con la Plaza de Gipuzkoa.

Pasaron los años y Javier Erro, por lo visto cansado del negocio, lo traspasa a Javier Elorza, que hasta entonces trabajaba vendiendo café y estaba prometido con Ignacia Zuriarrain (Ignacia era sobrina e hija adoptiva del matrimonio Erro). Años después, Javier Erro volvería a abrir otro comercio en la misma calle Legazpi: “El Turista”.

En 1939, cogen el comercio contiguo que antes había sido peletería y que por entonces era una joyería cuyos dueños se habían marchado durante la guerra civil.

Completan su comercio, anexionando el local de una tienda de muebles antiguos llamada “La Vitrina” que se había trasladado a la Plaza de Gipuzkoa. Entonces Erro adquiere la dimensión y aspecto actual, con su estilosa decoración y elegante mobiliario en madera noble que da un ambiente muy acogedor. El artífice fue un ebanista de Pamplona apellidado Azcárate. Esta decoración la han sabido conservar magníficamente hasta hoy en día. Hacia los años 50 es cuando se cierra el taller de fabricación de paraguas, vendiéndose a partir de entonces manufacturados.

En esta época eran habituales los concursos de escaparates en la ciudad, sobretodo en Navidad, de los que Erro guarda una abundante documentación gráfica, como aquí se expone, mostrando el tipo de decoración que entonces se estilaba.

Erro se va adaptando a los nuevos tiempos incorporando a su oferta artículos de viaje, bolsos, pañuelos, carteras… y el 7/08/1960 abren un nuevo establecimiento en la c/ Igentea tras una importante reforma del local antiguo. Le ponen de nombre "Leder". Además de bolsos vendían prendas de cuero y ante. Leder se cerraría en 1989. El 22/05/1967 inauguran en la misma calle de Igentea una elegante zapatería que dura hasta nuestros días: “Diolens”. Su decorador fue Orozco.

En la actualidad, son las hijas de Javier Elorza e Ignacia Zuriarrain quienes regentan estos establecimientos: Loli, Pili y su hija Ainara con la colaboración de Mari Ángeles Gómez nos atienden en “Erro” y María José y Lourdes se encargan de la zapatería “Diolens”.

Desde sus comienzos como taller de paragüería hasta el día de hoy en que nos ofrecen tan amplio surtido de artículos de piel, zapatos, bolsos y complementos, hay un largo camino recorrido, pero siempre llevado con el mismo espíritu de atención cálida y cercana a los clientes y manteniendo su propio estilo clásico y elegante que tanto gusta a donostiarras y visitantes. Y fieles a sus orígenes nos siguen ofreciendo los “insustituibles” paraguas que fueron el origen de Erro.


--------

Por el encanto y el interés del texto, seguidamente se transcribe un escrito de Rodolfo González, cronista gijonés y amigo de la familia, que dedicó a las personas que con tanta amabilidad y simpatía atienden este comercio.

“Nada menos que un comercio donostiarra”

San Sebastián que es una ciudad bellísima y ensalzada por muchos escritores y poetas, tiene un cliché de verano clásico y precioso con sus playas de la Concha y Ondarreta, su célebre barandilla, sus farolas, sus casetas de loneta a rayas, sus montes Igueldo y Urgulll y sus paseos al atardecer por el puerto pesquero.

Con la imaginación situémonos en otoño y con sirimiri que es como debe de ser, al lado del puente de María Cristina donde el Urumea (por cierto que el otro lado del río con sus bellas casas siempre me ha recordado la orilla derecha del Sena y a París, a una escala más reducida) y paseando dejamos el hotel María Cristina y el teatro Victoria Eugenia acercándonos poco a poco al mercado de la Brecha y por un lateral del mismo vamos entrando al casco antiguo con sus afamados restaurantes y tascas de todo tipo con mostradores repletos de pinchos que son todo un espectáculo y casi sin darnos cuenta desembocamos en el “Boulevard”, en el viejo y entrañable boulevard con sus cafés, su kiosco de la música y sus antañones árboles testigos de tantas historias con sabor.

A todo esto la lluvia ese fino calabobos nos refresca la cara y pone acentos de charol en su brillante pavimento y hace que rezumen las vetustas piedras de las fachadas de los edificios. Resguardándonos de la misma nos adentramos en la señorial calle de Legazpi y haciendo casi frontal con la no menos señorial plaza de Guipúzcoa nos encontramos con ERRO un comercio de los de toda la vida y que le va a Donostia, permítasenos la expresión, como anillo al dedo. ERRO con sus tentadores escaparates, sus maderas nobles y su estilo, sobre todo su ESTILO con mayúsculas. En todo te habla de un pasado distinguido y de un presente actualizado pero sin abandonar su esencia y de esa particular belleza que sólo la da la patina del tiempo, por eso afirmamos que ERRO y San Sebastián forman una simbiosis perfecta.

Sacudiéndonos un poco la lluvia del paraguas nos metemos en su interior y vemos bolsos, carteras, cinturones y equipajes para ir complementados perfectos a sitios también perfectos y aquí y allá todo un mundo de objetos y mercancías parejos en “guapura” al local que los cobija. Seguimos mirando y por ver, vemos hasta unos “bolsitos” en miniatura como pequeñas y curiosísimas muestras y en la llamemos “rebotica” hay un curioso cepillo que pone en su bruñida superficie una fecha emblemática 1940.

Ya para terminar no podemos dejar de pensar que en esta época de decoración minimalista y mimetismo total donde una tienda moderna en Nueva York es exactamente igual a otra tienda moderna en Bilbao o en Reus es muy importante mantener y conservar nuestras señas de identidad porque la moneda llamada “personalidad” por encima de modas más o menso efímeras se cotiza al alza y precisamente por ello ERRO siempre tendrá señorío, singularidad y buen gusto.

Gijón, diciembre 2007
Rodolfo González Constans

P.D. Dedicado con todo afecto a las encantadoras hermanas Lolita, Pilar y al resto del personal femenino que con su simpatía, sencillez y profesionalidad hacen que comprar se convierta en un momento muy especial del día. Felices fiestas y próspero año 2008.

· Imagenes relacionadas

  • Erro - 1914-16. Primera paraguera Erro de la calle Moraza
  • Erro - 1916-18. Segunda paragera Erro en Avenida 38. En la puerta, de zida. a dcha. Javier Erro, Dolores Barriola, una dependienta e Ignacia Barriola
  • Erro - Anuncio promocin de sombrillas. 1936
  • Erro - 1956. Escaparates  en Navidad
  • Erro - 1956.  Navidad
  • Erro - 1956. Decoracin interior
  • Erro - 1956. Decoracin interior
  • Erro - 1956. Mostrador y vitrinas
  • Erro - 1956. Calle Legazpi. II quincena comercial
  • Erro - 1956. Javier Erro en su despacho
  • Erro - Sistema de comunicacin interno. Aos 50. El mismo que se ve en la foto anterior
  • Erro - Sistema de comunicacin interno. Aos 50
  • Erro - 1957. Concurso de escaparates: Medalla de Oro.
  • Erro - 1957. Concurso de escaparates: Medalla de Oro.
  • Erro - 1957. Concurso de escaparates: Medalla de Oro.
  • Erro - 1957. Navidad
  • Erro - 1958. Navidad
  • Erro - 1958. Javier Elorza (en primer plano) acompaado de Arturo Tamayo (de la tienda Tamayo en Legazpi)
  • Erro - 1958. Navidad
  • Erro - 1960., Mayo. Local donde se instala Leder antes de la reforma
  • Erro - 1960. Inauguracin de Leder en c/ Igentea
  • Erro - 1960. Navidad
  • Erro - 1961. Navidad
  • Erro - ao 2009
  • Erro - ao 2009
  • Erro - Interior del establecimiento. 2009
  • Erro - Interior del establecimiento. 2009
  • Erro - Interior del establecimiento. 2009
  • Erro - Interior del establecimiento. 2009
  • Erro - Fachada de Diolens en la calle Ijentea. 2009
  • Erro - Fachada de Diolens en la calle Ijentea. 2009
  • Erro - Interior de Diolens en la calle Ijentea. 2009
  • Erro - Interior de Diolens en la calle Ijentea. 2009
  • Erro - Interior de Diolens en la calle Ijentea. 2009
  • Erro - Interior de Diolens en la calle Ijentea. 2009
Desarrollado por infobide.com © comerciosdonostiarras.com